La inmortalidad de la belleza

“La elegancia es la única belleza que nunca desaparece”

Esta extraordinaria reflexión se la debemos a la actriz, modelo, bailarina y activista de obras sociales británica, de la época dorada de Hollywood, Audrey Hepburn.

Quizá sea la propia Audrey la representación de tan realista afirmación, ya que se aprecia en su trabajo y en sus actividades una sublimidad propia de un felino. Su mirada intensa, su gesto intachable, su agudeza intelectual y su adaptabilidad a todo tipo de situaciones han hecho de ella un legado de elegancia natural.

Cuando la belleza transciende al carácter, a la ostentación de cualquier tipo de abalorio o joya, y se centra en la elegancia y la sencillez, nos encontramos ante seres únicos e irrepetibles.

Podemos recrear la elegancia y la belleza en objetos, capturando en una imagen la hermosura de, por ejemplo, un animal salvaje. El leopardo, instintivo y discreto a la vez, nos evoca esa singularidad propia a la que se refería Audrey Hepburn.

Un felino grácil e intuitivo, fuerte y prudente a la vez, que derrocha elegancia en cada movimiento y belleza en el marcado de su piel.

Podemos recrear la elegancia y la belleza del leopardo en madera de alta calidad serigrafiada para ser partícipes de la inmortalidad de la naturaleza.

En homenaje a las sabías palabras de Audrey, y en homenaje a la propia belleza de la naturaleza, os dejamos una muestra de que menos es más. La elegancia en la sencillez es belleza.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s